Por seguridad, sus envíos de paquetería deben ir dentro de cajas o maletas.


Utilice cajas adaptadas al volumen de su mercancía, cajas voluminosas están sujetas a recargos de volumen aplicados por las empresas de transporte nacionales y aerolíneas.


Si a la caja que utiliza para su empaque le sobra espacio en relación al contenido, le recomendamos recortar y reducir la caja con el fin de evitar recargos por volumen.

Embale correctamente sus envíos frágiles, Alaslatinas y sus proveedores de transporte NO responden por daños o roturas en su mercancía.


Los embalajes debe estar en buen estado para soportar el peso del contenido durante el tránsito y evitar el embalaje se abra por alguna lado produciéndose apertura de este y quedando el contenido expuesto.

 En caso de observar que los bultos tuvieran un peso excesivo para el tipo de embalaje utilizado y/o para su manipulación, puede ser recomendable repartir la  mercancía en bultos adicionales para su transporte.


El embalaje debe tener unas condiciones mínimas que permitan la apertura de la caja y cierre posterior las veces que sea necesarias para  inspecciones por parte del Plan Nacional de Seguridad [PNS] (En cumplimiento de la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea y disposición 10397 del BOE núm. 219 de 2017), aduanas origen y destino, o cualquier otra inspección y/o control de seguridad por parte de autoridad competente.


Conforme a la normativa de prevención de riesgos para el transporte, los bultos al ser manipulados de forma manual deben tener un peso máximo* recomendado de entre 30-35 kg y unas medidas que permitan el bulto sea manipulado de forma manual sin ayudas mecánicas. 

Los Bultos que superen este peso requerirán incorporación de  pallets que permitan su manipulación mediante medios mecánicos


*Peso máximo transporte es independiente a los pesos máximos establecidos por envío por parte de las aduanas en países destino. (tenga este punto en cuenta para los envíos en modalidad paquteria courier)