Aunque pueda sorprenderle, algunos productos, aparentemente inofensivos, pueden resultar peligrosos a bordo de un avión si se incluyen dentro del equipaje / carga.


Un avión no es como un automóvil. Durante el vuelo, las variaciones de temperatura y presión, y el propio movimiento de la aeronave, pueden causar escapes de líquidos o ignición de algunos artículos. Por ello, en su equipaje / carga no debe llevar, por ejemplo, los siguientes productos:


>Explosivos (lo cual incluye detonadores, espoletas, granadas, minas y productos pirotécnicos). 
>Gases: propano, butano (lo cual incluye las pequeñas bombonas de gas para camping, los aerosoles...).
>Líquidos inflamables (lo cual incluye la gasolina y el metanol, pinturas, disolventes, pegamentos y cargas para encendedores).
>Sólidos inflamables y substancias reactivas (lo cual incluye el magnesio, los fósforos y encendedores, los fuegos de artificio y las bengalas).
>Oxidantes y peróxidos orgánicos (como lejías y abrasivos).
>Substancias tóxicas o infecciosas (raticidas, sangre infectada).
>Material radiactivo (incluye isótopos para uso médico o comercial). 
>Corrosivos (tales como baterías para automóviles).
>Piezas de un motor que hayan contenido combustible. 


En el caso de querer enviar baterías de litio ver: Baterías de Litio


** Prohibido el envío de armas reales, deportivas, de colección o juguetes bélicos de cualquier tipo.